La calidad de un vino reside en la uva y su correcta maduración en el viñedo. Por eso, queremos conocer los factores de calidad de un viñedo para saber cómo puede ser la uva.

Factores no variables:

  • El Clima: es uno de los más importantes, no se puede controlar, pero si podemos paliar sus efectos, lo ideal para el buen crecimiento de la uva consistiría en inviernos lluviosos y veranos cálidos y secos, pero sin muchas diferencias de temperatura.
  • El suelo: el suelo y el riego van de la mano, la vid necesita un suelo con pocos nutrientes y buen drenaje.
  • La variedad de la uva: es uno de los elementos más importantes cuando diferenciamos un vino (Garnacha, Tempranillo, Merlot…).

Factores Variables:

  • Temperatura: La temperatura ideal de una vid oscila entre los 16 y los 22 grados. Con 35 grados la planta detiene su maduración y con temperaturas de -15 grados la planta puede morir.
  • Iluminación: No debe ser ni demasiada porque quemaría la piel de la uva y produciría un sabor amargo; ni muy poca ya que si no la planta no realizaría la fotosíntesis y moriría.
  • Edad del viñedo: Para que el viñedo comience a dar frutos se necesitan por los menos 3 años de trabajo continuo y con los años el fruto alcanzará un sabor más especial, ya que irá adquiriendo una identidad propia. Los vinos de mayor calidad se obtienen cuando el viñedo tiene entre 20 y 40 años, tiempo suficiente para que la vid se adapte completamente a la temperatura, iluminación y clima del lugar.
  • Humedad: Los sistemas de riego actuales suelen ser por goteo, ya que garantizan a la planta el riego que necesita en cada momento, siendo un poco más leve en la fase de maduración.