En la boca, además de sabores, se perciben otras sensaciones relacionadas con el sentido del tacto. Descubre cuales son y como nos ayudan a catar un vino.

Temperatura

El frío o el calor puede acentuar o suavizar las sensaciones gustativas dulces, ácidas, saladas o amargas, es por ello es importante servir el vino a la temperatura adecuada.

Calidez

Esta sensación está relacionada con la presencia del alcohol, produciendo una sensación ardiente comparable con la ingestión de un líquido caliente. Los vinos más graduación de alcohol son siempre más cálidos.

Frescura

La sensación de «frescor» la otorga la acidez del vino, y al igual que en el caso del alcohol, un exceso puede ocultar aromas y volver el vino demasiado agrio.

Cuerpo

En esta sensación percibimos en la boca un estímulo de volumen o untuosidad, como si el vino se comportase con cierta densidad.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. SABER MÁS

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar