• Vino tinto, la clave contra el envejecimiento

    red-wine-1433498_640

    Los ‘taninos‘ son concretamente los antioxidantes que, al tomarse en su justa medida, ayudan al organismo gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antienvejecimiento. Asimismo, contribuyen también a reducir los efectos de enfermedades cardiovasculares y degenerativas.

    Su impacto en la salud de las personas depende de la procedencia de cada antioxidante, ya que el organismo absorbe y transforma de formas diferentes estos elementos en función de su origen y estructura.

    Los taninos presentes en esta semilla inciden en la circulación sanguínea mejorando la función vascular y, además, son beneficiosos a nivel cognitivo.

  • Beneficios del vino tinto para la salud

    wine-1585337_640

    1. Cuida los dientes

    Diferentes investigaciones destacan que los polifenoles, antioxidantes naturales que se encuentran en el vino tinto, podrían desacelerar el crecimiento de la flora bacteriana que se aloja en los dientes y encías, y, por ende, contribuiría a cuidar la salud dental.

    2. Protege la memoria

    Según señala la evidencia científica, el resveratrol, un polifenol presente en el vino tinto, mejoraría la memoria de las personas. Los investigadores encontraron que los adultos que tomaron suplementos con este compuesto mostraron un aumento de conexiones cerebrales en el área que involucra a la memoria. También fueron capaces de recordar más palabras y mejoraron su estado anímico.

    3. Anticancerígeno

    Nuevamente, el resveratrol que se halla en el vino tinto sería responsable de beneficios para el organismo. En este caso encontramos que recientes estudios lo vincularon con una importante acción antioxidante, capaz de combatir el cáncer a partir de obstaculizar la proliferación de células tumorales.

    4. Protege la vista

    Los antioxidantes que se encuentran en el vino tinto y las uvas podrían inhibir el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, asociados con enfermedades oculares como la degeneración macular asociada con la edad o la retinopatía diabética.

    5. Combate la hipertensión

    Se cree que la incorporación del vino tinto en dietas equilibradas y saludables, como la mediterránea o DASH, permitiría mantener bajo control los niveles de presión arterial. Además, existen investigaciones que encontraron que un componente de esta bebida, el provinol, podría aliviar la hipertensión deficiente en óxido nítrico sintasa.

  • 3 métodos para enfriar el vino rápidamente

    wine-855166_640

    El vino no debe tomarse ni muy frío, ya que apenas se perciben los aromas y se acentúan los sabores ácidos, ni muy caliente para que no se noten mucho los alcoholes. Es por eso que debemos guardarlo en un lugar adecuado, un espacio oscuro que no sufra cambios de temperatura bruscos y en donde podamos colocar las botellas en horizontal.

    No obstante, si por alguna razón tenemos que enfriar la botella de vino de forma rápida podemos hacer uso de alguno de estos métodos.

    1. Agua helada y sal

    Uno de los métodos más efectivos y habituales es sumergir la botella de vino en un recipiente lleno de agua helada y sal. Nos puede servir perfectamente una cubitera llena con hielo y agua fría. La sal es un elemento capaz de reducir la temperatura de congelación del agua, por lo que podrá enfriar el vino de forma mucho más rápida.

    A la cubitera o al recipiente con el hielo y el agua helada hay que añadirle una cucharada sopera de sal y mezclarlo todo bien. Tras esto, metemos la botella de vino que queremos enfriar y en solo cinco minutos la tendremos lista. La mezcla de sal y agua absorbe el calor de la botella para que el frío del hielo se transmita más rápido al vino.

    2. Las uvas congeladas

    Las uvas congeladas son una excelente opción para poder enfriar rápidamente el vino tinto o cualquier otro tipo de caldo. Solo hay que incluir unas uvas congeladas en el vaso para que hagan el mismo papel que unos cubitos de hielo. Pero a diferencia del hielo, las uvas no aguarán el vino.

    3. Envolver la botella de vino en una toalla húmeda

    Un método que se suele emplear con frecuencia es envolver la botella de vino con una toalla húmeda o con papel de cocina y dejar enfriar en el congelador. La toalla o el paño húmedo se congelará rápidamente y, gracias a esta, el vino se enfriará de forma mucho más rápida de lo normal.

  • Formas de abrir una botella de vino sin sacacorchos

    corkscrew-4746003_640

    Para los amantes del vino, seguro que alguna vez os ha pasado esto: ir a descorchar una botella de vino y no tener a mano un sacacorchos. Os enseñamos que hay más formas de abrir una botella de vino que introduciendo el corcho hacia abajo.

    1. Empuja el corcho

    Para este truco necesitarás un objeto con extremos redondeados que no destroce, rompa, pique o parta la botella ni el corcho.

    Empuja el corcho hacia abajo mientras sujetas la botella con una mano y el objeto con la otra. Hazlo con fuerza hasta que caiga dentro de la botella, pero ten cuidado, el vino puede salpicar.

    2. Con un cuchillo

    Puedes ayudarte también de una navaja o un cuchillo. Inserta la hoja del cuchillo en el corcho con cuidado moviéndolo de atrás hacia adelante ejerciendo una ligera presión. Debería atravesar todo el corcho, entonces gira hacia adelante y atrás para quitar el corcho despacio. Con el filo dentro del corcho, gira el cuchillo un poco y sigue haciéndolo despacio y con cuidado de no romper ni meter pedazos de corcho en el vino.

    3. Usa un zapato

    Este remedio es muy curioso, y tan eficaz que pueden utilizarlo hasta los amantes del vino.  La botella debe ir colocada con la parte inferior en el zapato, de modo que el corcho quede frente a ti para que puedas sostener la botella con una mano y el zapato con la otra. A continuación, golpea la planta de tu zapato contra una pared mientras sostienes la botella con suavidad.

    Sigue sujetando el zapato y la botella y vuelve a golpear tu zapato contra una pared repetidas veces. La botella debe estar en horizontal y protegida por el zapato para que no se rompa, pero de todos modos no golpees muy fuerte. Un golpe firme varias veces consecutivas debería bastar para que el corcho empiece a moverse por la presión de la botella.

    4. Con un tornillo

    Para llevar a cabo este truco necesitas un tornillo y unos alicates. Cuanto mayor sea la distancia entre las roscas del tornillo, mucho mejor.

    Con el tornillo colocado de manera vertical y los alicates en horizontal, estira hacia arriba realizando movimientos suaves hacia adelante y hacia atrás hasta que puedas agarrar el corcho y estirarle para sacarlo. Si eres un enófilo, seguro que este truco te gusta porque es muy similar a abrir botella de vino sin sacacorchos.

    5. Con unas tijeras

    Lo mejor para abrir botella de vino sin sacacorchos es usar un par de tijeras pequeñas para niños. Abre las tijeras por completo e inserta la cuchilla más delgada en la mitad del corcho ejerciendo un poco de presión con cuidado. Introdúcelas hasta la mitad del corcho con cuidado de no empujarlo dentro de la botella ni romperlo.

    Gira el mango de las tijeras sosteniendo la botella con fuerza mientras giras lo haces. El corcho saldrá en las tijeras si hiciste la palanca con la profundidad adecuada o saldrá lo suficiente como para cogerlo con las manos.

  • ¿Qué es la Añada en un Vino?

    wine-1788256_640

    La añada es el año en el que las uvas se han cultivado y vendimiado. Por tanto, si una botella de vino tiene el año impreso en su etiqueta, ello quiere decir que el vino es de una añada en concreto. Si un vino no indica la añada en su etiqueta probablemente sea una mezcla de vinos de diferentes años, como ocurre en la mayoría de los Champagnes. La mezcla de vinos permite a los enólogos mantener un estilo propio y no depender de las variaciones de las añadas.

    Para madurar correctamente las uvas necesitan una combinación de agua, luz solar, calor y frío, en las proporciones adecuadas y en el momento adecuado. En general, un buen año es cuando a un invierno frío y lluvioso le sigue una primavera suave y un verano largo y seco, con días cálidos y noches frescas, creando un equilibrio de fruta y acidez. Por el contrario, un mal año para que las uvas maduren es cuando hace demasiado frío durante la primavera o llueve en exceso en verano, lo que da lugar a vinos sin equilibrio. Los cambios meteorológicos afectan a las condiciones de cultivo y, como consecuencia, a la maduración y el estado de las uvas.

    La utilización de tecnología moderna y la capacidad de los enólogos de mezclar vinos de diferentes viñedos pueden conseguir que año tras año se mantenga relativamente la calidad del vino. Por ello, hay menos variación en la añada y en el vino.

    Elegir un vino puede ser suficientemente complicado para además tener que recordar la añada. Así que ten en cuenta que la mayoría de los vinos que se están haciendo ahora, probablemente el 90%, es para que sean consumidos entre un año y dos después de la vendimia. En general, la calidad de los vinos más jóvenes ha mejorado enormemente en los últimos años.

  • Motivos para añadir un vaso de vino en la cena

    Tomar vino

    Beneficia al colesterol

    Un estudio publicado en Annals of Internal Medicine demostró que beber vino tinto de forma moderada, un vaso en la comida por ejemplo, mejora significativamente los niveles de colesterol bueno (HDL) en comparación con beber un vaso de vino blanco seco o agua mineral todas las noches durante los dos años que duró el estudio.

    Mejora la calidad del sueño

    Con beber un solo vaso por la noche, los participantes del estudio mencionados anteriormente presentaron una mejor calidad del sueño que cualquiera de los otros grupos que ingirieron otras bebidas.

    Disminuye el aumento de azúcar después de la cena

    El vino tinto permite al organismo absorber mejor el azúcar y las calorías de los alimentos, reduciendo las posibilidades de producir inflamación crónica en los tejidos, lo que a su vez previene de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

    Proporciona antioxidantes

    El vino tinto contiene dos antioxidantes principalmente, el resveratrol (presente en la piel de la uva) y la proantocianidina (presente en la semilla). Los antioxidantes protegen contra el daño que provocan los radicales libres, que  aceleran los efectos del envejecimiento tanto en el cuerpo como en el cerebro.

  • Formas de enfriar vino en verano…

    wine-786922_640

    1. Vinoteca o enfriador eléctrico de vinos:

    Este método es el más recomendable porque garantiza una temperatura óptima del vino de forma exacta. Una vez el vino es servido, la botella deberá volver a ser almacenada en la vinoteca a fin de preservar su temperatura y evitar que se caliente el vino.

    2. Cubitera con hielo:

    Es un método barato y eficiente para aquellos vinos que se degustan más fríos como los espumosos y los vinos blancos o rosados. En la cubitera se pone la botella de vino, se añade mucho hielo y un poco de agua fría. Dependiendo de la temperatura ambiente el vino estará más o menos frío al menos durante un par de horas o tres.

    3. Enfriador con hielos:

    Se trata de una cubitera de hielo o de agua fría que envuelve la botella de vino para su enfriamiento. Este método también es más recomendable para los vinos espumosos, blancos y rosados, ya que los tintos requieren de una temperatura algo mayor para ser degustados correctamente.

    Un error muy común es tener el vino almacenado en algún tipo de despensa y justo antes de su degustación meterlo en el congelador. Esto es una práctica poco recomendable, ya que el vino puede perder cualidades debido a una bajada brusca de la temperatura, especialmente en los vinos tintos. Por lo que es recomendable planificar qué vino se va a degustar y organizar de qué manera se servirá a su temperatura más adecuada. De esta forma, todas las personas que degusten el vino podrán apreciar de manera óptima las cualidades de este vino.

  • ¿Qué es un vino…?

    sparkling-wine-1030754_640

    El vocabulario de cata de vinos está en plena formación, evoluciona, cambia y es influenciado además por los diferentes idiomas que se hablan en los países consumidores. Repasemos de qué hablamos cuando hablamos de vinos…

    Filosos

    Los vinos filosos se caracterizan por tener una elevada acidez pero que es agradable al paladar. Es común encontrar esta característica en vinos, tanto blancos cómo tintos, que provengan de zonas frías. También podemos decir que el vino tiene una acidez Mordiente.

    Golosos

    Este adjetivo hace referencia al dulzor que pueden presentar los vinos con elevado azúcar residual. Ahora bien, esta característica no sólo estará presente en vinos de cosecha tardía, por ejemplo, sino que también puede encontrarse en mucha menor medida en vinos tintos, digamos que “convencionales”. Finalmente se tratará de vinos con cierto dulzor.

    Fáciles

    Cuando un vino es suave en boca, con acidez y taninos delicados, generalmente con aromas simples afrutados, sin gran complejidad, se dice de él que es un vino “fácil de beber”. Hay quienes van más allá y los califican cómo “Vinos alegres”.

    Cabezones

    Son vinos excesivamente alcohólicos.

    Verdes

    Cuando decimos que un vino es o está verde podemos referirnos a un vino que no está hecho, que no ha envejecido bien o que aún es muy joven. Y cuando la referencia es en particular hacia sus aromas o sabor generalmente se refiere a vinos con notas muy marcadas que recuerdan a vegetales frescos. Ahora bien, también podríamos utilizar el término Acerbo, que es el adjetivo que se le da a los vinos inmaduros, acídulos y ásperos, por lo general resultado de elaboraciones con uvas inmaduras. En ningún caso debemos confundirlos con los Vinhos Verdes, especialidad portuguesa.

    Bastos

    Vinos fuertes, duros al paladar, faltos de elegancia. Masticables Un vino masticable, es uno que tendrá mucho cuerpo, que será denso. Vale utilizar los sinónimos Sabroso o Carnoso.

  • Cosas que debes evitar al descorchar un vino espumoso

    sparkling-wine-1030754_640

    No agites la botella

    Cuanto más agitas una botella de espumoso más presión creas dentro del recipiente, si además quitaste la estructura de metal que sujeta el corcho es bastante lógico que este salga disparado sin control.

    Asegurate que esté a una baja temperatura

    Los vinos espumosos deben servirse a una temperatura baja que oscile entre los 7 y 11˚C de esta manera, además de favorecer la percepción de sus aromas y sabores, se modera el desprendimiento del gas carbónico. Podemos ver este fenómeno también en las gaseosas, cuando abrimos una a temperatura ambiente debes hacerlo con más cuidado ya que el riesgo de que el líquido salga descontroladamente, incluso antes de terminar de quitar la tapa, es mayor.

    No pierdas la paciencia

    Al principio descorchar un espumoso puede ser estresante y dificultoso, pero por favor sigue insistiendo y no pierdas la paciencia, que no hay nada más triste que se derrame el vino! Y ni hablar de esos trozos de vidrio tan peligrosos, claro.

  • ¿Sirve de algo girar la copa cuando bebemos vino?

    wineglass-553467_640

    Cuando descorchamos una botella, especialmente si es un vino que hemos guardado un tiempo porque lo merecía, debemos tener en cuenta tres cosas antes de llenar la copa: qué tipo de copa usaremos, cuánto la vamos a llenar y por qué vamos a girarla cuando la sujetemos por la base o el tallo.

    Girar la copa es lo que permite desvelar más aromas que el vino lleva en su interior. El vino tiene tres tipos de aroma: primarios, secundarios y terciarios. Si una vez llenada la copa olemos el vino con la copa parada, percibiremos los aromas primarios. Estos provienen de la variedad de la uva y recuerdan a flores y frutas.

    Para notar los aromas secundarios y terciarios hará falta que giremos el vino en la copa. Es entonces cuando afloran olores más sútiles. Son los que expresan la singularidad de cada vino.

    Los aromas secundarios provienen de la fermentación. Son aquellos de bosque, madera o levaduras. Los terciarios nacen en la etapa de envejecimiento del vino. Son, por ejemplo, los aromas a tostados, tabaco, café o vainilla.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. SABER MÁS

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar