La forma de la copa afecta al sabor del vino: en relación con el tamaño y forma de la copa, el vino puede tomar diferentes matices. Cuanto mas ancha sea la copa mas aroma se concentrara y el sabor tendrá diferente forma. Esto se debe a que dependiendo de las dimensiones la copa, hay mas o menos cantidad de aire en contacto con el vino, en cuanto a la diferencia en la forma se debe principalmente a cantidad y rapidez con que llega al paladar.

La temperatura es distinta en función de si es tinto o blanco: El vino tinto se debe tomar a una temperatura de entre 15 y 18 grados. Sin embargo el vino blanco se toma a un temperatura de 4 a 10 grados. La temperatura determina el aroma, a mas frió menos sabor, a mas temperatura mas cálido olerá.

El vino es un bebida totalmente saludable: aunque sea una bebida alcohólica, si se toma de forma moderada, nos ofrece varias ventajas en el cuerpo. Gracias a sus compuestos, nos ayuda a combatir bacterias bucales, a mantener nuestro peso, mejora el funcionamiento del cerebro gracias a los antioxidantes favoreciendo el riego sanguíneo.

Tinto, blanco y mucho más: dentro de cada variedad nos encontramos con mas variantes. En el caso de los vino tintos nos encontramos con: ligeros de cuerpo, de medio cuerpo o de cuerpo pleno; en los blancos: secos y vivaces, secos de cuerpo pleno o semisecos; en los rosados; blush y rose. Y alguno que otro mas existe.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. SABER MÁS

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar