La forma de la copa es un factor importante tanto como la temperatura de servicio del vino. 

  • Copa para vino espumante

La forma habitual para servir este tipo de vino es de flauta. Es decir, es larga y estrecha, reteniendo la carbonización y capturando el sabor del vino.

  • Copa para vino blanco

Una buena copa para servir vino blanco tiene un tazón en forma de “U” y es más recto que una copa de tinto. Esto provoca que se mantenga una temperatura fresca del vino.

  • Copa para vino tinto

Las copas más habituales son altas con su tazón no tan grande. Está diseñado para vinos con más cuerpo. La altura permite que el vino vaya directamente a la parte posterior de la boca maximizando su sabor.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. SABER MÁS

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar